Me quedo en Valdivia

El jugador formado en la UC se gana el corazón de la hinchada
"Fue difícil vivir el partido de Valdivia con La Serena desde la tribuna, estuve casi mas nervioso que mis compañeros que estaban en la cancha" señala el mediocampista de Deportes Valdivia, Andres Díaz quien conversó acerca sus inicios en el fútbol, el rendimiento del torreón en la Primera B y dejó en claro "continuaré en el equipo hasta diciembre de 2018".


Andrés Díaz comenzó a gustar del fútbol cuando veía a su hermano entrenando en la escuela de fútbol de la Unión Española. Luego cuando ya tenía 10 años, junto a sus amigos, fue a las pruebas de jugadores de Universidad Católica en San Joaquín y desde ese momento no se separaría de la UC, hasta los 18 años cuando se dio la opción de llegar al torreón. 
El Andy, como se le conoce, fue sparring de la selección chilena que viajó a enfrentar el mundial de Brasil 2014. En la selección de apoyo coincidió con su amigo, Diego Rojas. Pudo compartir también con su ídolo, Gary Medel, que reconoce que es una gran persona y buen jugador. De él conserva una camiseta que se la regaló después de un partido. 
De Jorge Sampaoli reconoce que aprendió muchas cosas, y se le internó un ‘’chip’’ diferente acerca de alta competencia. Desde modificar la alimentación, los entrenamientos y los descansos, que le serviría para abrir los ojos y ver el nivel de exigencia del fútbol actual. 
Llegó a Valdivia en 2015 para iniciar el torneo de segunda división profesional. Era jugador de juveniles en el cuadro cruzado y aun el restaba para obtener contrato profesional, fue ahí cuando se inicia la aventura en el Calle-Calle.

A tu llegada el club estaba en Segunda División Profesional que en aquel momento estaba Gerardo Reinoso y luego fueron dirigidos por Hugo Balladares con quien lograron el ascenso ¿Cuáles aspectos destacas de ambos entrenadores y cómo se dio esa química para conseguir el ascenso?

Del profe Gerardo destaco la cercanía y preocupación que tenía en todo momento con nosotros, desde cómo estaban nuestras familias y qué nos pasaba a nosotros y del profe Hugo, puedo decir que era similar a Sampaoli, no dejaba ningún detalle al azar. No sé cómo lo hacía para conseguirse los vídeos de los equipos rivales y así los analizaba al máximo. En él profesionalismo  en él quedó demostrado.
Cuando llegamos al hexagonal final de ascenso, se veía difícil la meta de quedar primero porque entramos con diez puntos de diferencia con el puntero, pero eso no complicó las cosas y habiendo esperanzas, se trabajó a full muy convencido de que podíamos lograrlo. Cuando vencimos a Santa Cruz en su casa supimos que habíamos ganado el campeonato, porque ellos tenían a los mejores jugadores de la división. Balladares confío en nosotros en aquel momento y nos dijo – jueguen relajados y ya verán como resulta esto, la presión la tienen ellos -, y esa fue la clave. 

Puede jugar de mediocampista central o defensor central
Una vez consumado el ascenso, a Deportes Valdivia le pusieron una traba monetaria por parte de la ANFP ¿Consideras que es una acción que imposibilita que los equipos recién ascendidos compitan de igual a igual en la primera B?

Eso jugó muy en contra, de hecho cuando faltaba un mes para el inicio del campeonato y nosotros no sabíamos si íbamos a tener trabajo, el club no podía asegurarnos un contrato a los que habían ascendido así que menos lo iban a haber con refuerzos. Se hizo imposible ese inicio, mucho más con Valdivia que no tiene los mismos recursos que otros clubes.

Cuando sucedió aquello, aun a sabiendas que el club no tenía nada claro, mi opción real era quedarme acá.

Valdivia tiene uno de los planteles más jóvenes de la división ¿Crees que era un aspecto no menor considerando que muchos equipos de la competencia contaban con jugadores de mayor trayectoria?

Es un factor decisivo que marca la diferencia.
 La presencia de Currimilla y Leyton aportaron gran experiencia ante la gran juventud del equipo, eso hizo que restara cierto nerviosismo que había. Es que Valdivia por haber ascendido tenía como meta no descender, entonces la ansiedad se hace presente y pasa que los jugadores que bajan de categoría nadie los quiere porque los consideran –débiles - . 


El Torreón, antes de salvarse definitivamente del descenso pasó por una racha de malos resultados y posteriormente llegó Jorge Aravena y consiguieron los puntos necesarios para mantenerse en la categoría ¿Cómo viviste esa racha negativa? Y en contraste ¿Cómo fue para ti la salvación del club ante La Serena?

El mal momento fue lo más complicado que me tocó afrontar en mi corta experiencia como futbolista. Si bien no cometía delitos, me daba vergüenza salir a la calle porque sentía que no hacíamos bien la pega. Entrenábamos todas las semanas a buen ritmo y el profesor Rojas fue profesional, solo que no se dieron los resultados y en el fútbol eso manda. Daba impotencia, éramos superiores en todos los partidos y el balón no entraba, allí nos pesó Lanaro o un posible reemplazante.

Con llegada del profesor Jorge Aravena hubo un cambio de energía y los jugadores partían de cero, así que era más intenso y por ende más competitivo porque los jugadores buscaban estar entre sus titulares. El profe nos entregó a partir de su experiencia, la tranquilidad que fue clave para que nos sintamos bien.

De esas finales, Calera era el equipo más difícil, jugamos contra ellos a un alto nivel y pudimos haberlo ganado de la forma en que se dieron las cosas, pero no nos fuimos disconformes. De allí visitamos a Santiago Morning y se ganó, se calmó todo. En ese partido hubo hambre de gol, de salir a ganar a toda costa en cada jugada. El Jano Martínez lo hizo bien en ese partido, es muy luchador. Luego vino Copiapó en el parque, y creo que fue de lo más malo que tuvimos en el año y ellos jugaron con nuestra desesperación, sin chispa y sin ideas nos leyeron el partido y lo ganaron, se veía difícil.
Con Copiapó me amonestaron y no pude jugar con La Serena, fue lo más complicado para mí. El club no pudo llevar a todos los jugadores en el bus a Serena, así que me fui en auto hasta Santiago, me hospedé en mi casa y partí al día siguiente para allá. Estuve nervioso todo el partido. Me paseaba de lado a lado en las tribunas del estadio.
Hasta el entretiempo perdíamos e Iberia ganaba, hasta que se dio el golpe de suerte y Valdivia lo ganaba e Iberia lo empataba. El ingreso del “Huevo’’ y el ‘’Pape’’ fue clave. Fue el partido más difícil que he jugado y eso que no estuve en la cancha (se ríe). Cuando terminó el partido lloré de emoción, fue el premio al esfuerzo de este grupo de jugadores y cuerpo técnico. 

Díaz confirmó que se mantendrá en Valdivia
La gente se preocupa mucho por la continuidad de algunos jugadores, entre esos tu nombre se menciona mucho ¿Te mantendrás en el club? ¿Hasta cuándo llegará tu contrato?
Mi contrato es hasta diciembre de 2018, me mantengo firme acá. Hubo ofrecimientos de otros clubes, pero me quedo aquí.

Claramente la vida profesional del futbolista es fugaz ¿Cuáles son tus próximos desafíos con el club y en tu carrera?
Mi tarea inmediata con el equipo es posicionarlo en los mejores puestos y si es posible, salir campeones, tenemos las armas para pelear y sé que esta pretemporada será buena. No queremos volver a pasar a penurias.
Claramente la ilusión de todo jugador es disputar primera división, que tu familia pueda ver tus partidos en televisión, pero hay que ir paso a paso. Te podría decir, quiero jugar en Italia pero no da. Mi futuro real es Valdivia y se que puedo llegar a primera división y consagrarme, casos hay, como el “Gato” Silva que jugó en la B y se estableció en la UC y de ahí saltó a la selección.

¿Cuáles fueron tus mejores goles en el club?
En la segunda hice siete goles, jugando como volante, recuerdo el gol que le hice a Santa Cruz allá, fue de fuera del área, también el que le hice a Trasandino en los Andes y el de Santiago Morning, que para mí fue el más lindo.

¿Qué mensaje le dejas a los hinchas que bancaron al equipo durante toda la campaña, que con altos y bajos sacó la tarea adelante?
Estoy agradecido del gran apoyo que nos brindaron, su aguante se valora bastante. Gracias por no abandonarnos, ellos son la familia que uno necesita cuando se está lejos. 

No hay comentarios