Pablo Gajardo: "tenemos altas expectativas en Provincial Ranco".

Durante el pasado fin de semana, Provincial Ranco viajó hasta la octava región para enfrentarse a Deportes Tomé por la fecha 18 del torneo de Tercera B. Con la obligación de traer al menos un punto, los dirigidos por el entrenador Jaime Barrientos salieron al terreno de juego del estadio Juan Rogelio Nuñez en medio de un día  nublado, con mucho frío y con poco más de un centenar de espectadores.

Quien se robó la película en el triunfo 3-2, fue el delantero del cuadro ranquino, Pablo Gajardo, de posición delantero y portador de la dorsal 17 quien batió las redes del portero del "Monstruo de la bahía" en tres ocasiones. Al final del compromiso y como la regla lo estima, se llevó el balón para la casa.

Pablo Andrés Gajardo Muñoz nació el 8 de octubre de 1996 en la Unión, donde permaneció hasta los diez años. Después se trasladó a vivir a Puerto Montt. Antes de calzarse la camiseta dorada-azul, disputó la competencia Anfa de Tercera División con Deportes Cerrillos y con Jireh.

Desde pequeño, siempre disfrutó del deporte pero su amor por la esférica de 32 capas se hizo verdad a los once años. Su primer club fue el Olimpia de Puerto Montt donde estuvo hasta los 17 años, posteriormente tomó la decisión de dedicarse a su pasión y partió a recorrer Chile buscando un equipo en donde pudiera a través de goles, hacerse un lugar en el fútbol. En 2016, jugó por Jireh alcanzado a jugar Copa Absoluta, pero una afección pulmonar lo hizo regresar a la capital de la región de Los Lagos. Al año siguiente se probó en Deportes Cerrillos y quedó, allí reconoce haber obtenido la experiencia necesaria para volver a su tierra y jugar por el Provi.

Al ser consultado acerca del triunfo obtenido en Tomé, el delantero señala que era un partido dificil, un rival muy duro y que ellos tenían la presión de obtener a como de lugar los tres puntos para pelear un cupo en la liguilla. Sobre su desempeño en aquel cotejo, Pablo se mostró contento por los tres goles convertidos y reconoce que es mérito de equipo, no solo personal. "El equipo parte desde el portero hacia adelante, así se obtuvo el triunfo", sostiene.

Durante esta semana se concretó la resta de puntaje de los clubes del grupo sur de Tercera B, República de Hualqui y Colegio Quillón, lo que propicia un salto en la tabla de posiciones que los deja momentáneamente en el quinto puesto con 25 puntos, grupo que ya tiene clasificado a Comunal Cabrero y adportas a Deportes Concepción, Buenos Aires de Parral y Caupolicán de Cauquenes. Luego está un lote de clubes liderados por Ranco seguido de los amonestados de Hualqui, Chimbarongo y Pilmahue, donde solo dos de estos dirán presente en la siguiente fase del campeonato.

Gajardo pone el balón al suelo y señala que la resta de puntos los favorece un poco. "Aún estamos allí, todo puede pasar, debemos ganar estas próximas 4 finales para asegurar un lugar en la liguilla", advierte.

El delantero cuenta que sus aspiraciones este año con los unioninos es pelear el ascenso y subir de categoría, tarea impuesta por los jugadores que conforman el plantel. "En lo personal quiero dar lo mejor de mi y esperar a fin de año que pasará con mi futuro como futbolista, no tengo nada claro todavía", comenta. Además añade que "al principio los objetivos eran diferentes, la dirigencia solo quería mantener al equipo en la división y hemos demostrado que estamos para cosas más importantes y que nuestra meta es esa".

"Desde el principio había un grupo de jugadores que llegaron a ser parte de este proyecto antes de un mes que se inicie el torneo, empezamos a creer en nuestras capacidades y sobretodo el trabajo de los profesores", añade.

Gajardo está agradecido de las personas que apoyan día a día a Provincial Ranco e invita a que sigan alentando a los jugadores en los próximos cuatro cotejos que restan antes del fin de la primera etapa de campeonato. "Necesitamos el apoyo de todos para llegar a cumplir nuestras metas, la primera es estar dentro de los mejores seis del grupo sur e ir a la liguilla".

Por Pablo Cárdenas.


No hay comentarios