jueves, 27 de febrero de 2020

La Columna de Don Pascual | Tres puntos de vida

254 días pasaron para que el cuadro de Deportes Valdivia consiguiera ganar un partido oficial. 254 días de cambios, renovaciones y principalmente de reflexión social. Una transición donde el fútbol no era, y no debía ser lo protagonista.



Luego de un 2019 para el olvido en lo deportivo, el “Torreón” necesitaba urgentemente comenzar el torneo con un triunfo, para que el coeficiente de rendimiento no mate las ilusiones de la permanencia en tan poco tiempo. 

A pesar de tener un panorama adverso, no todo era negativo. Erick Wiemberg, el hijo pródigo volvía a vestir la Albirroja. Luego de semanas de trámites judiciales, la ANFP falló a favor del club valdiviano, por lo cual, el lateral izquierdo de 25 años jugará por el “Torreón” al menos por esta temporada. Sumado a las llegadas de 11 refuerzos, donde destacan el lateral Byron Mina proveniente del futbol ecuatoriano y el delantero Jorge Córdoba de la segunda división mexicana, se armaba un batallón de categoría para nuestro “comandante” Jürgen Press, quien lo debía ratificar en cancha, donde Deportes Valdivia no sabía de victorias hace varios meses. Así llegaba el debut del “Torreón” en el Campeonato de Primera B 2020.

Santa Cruz era el escollo, que como principal carta de gol tenia al ídolo de Monterrey, Humberto “Chupete” Suazo que con 38 años volvía al futbol profesional luego de su retiro. Con un equipo presionando desde el comienzo, llegaría el cabezazo “a la uruguaya” de Zazpe a los 6’ del primer tiempo, quien con su 1,84 m de estatura anticipó a la retaguardia Santacruzana, resurgiendo el grito de gol en las gargantas Valdivianas. El resto del partido se luchó cada balón como si fuera el ultimo.

Tal vez el año pasado este mismo encuentro se hubiera empatado o perdido, pero esta vez, la actitud de los jugadores fue distinta, eso hizo que los tres puntos se quedaran en el Parque Municipal, que no sabía de victorias desde mayo de 2019. Volvían los abrazos.

Hincha albirrojo, Valdivia es una ciudad con poca historia futbolística. Sea un incondicional con el club y este grupo de jugadores que a pesar de tener todo en contra esta temporada, se inspira en la frase de un gran tenista criollo: “Nada es imposible, ni una weá”. A ganar el próximo martes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario